David Gómez

Vecino

Nacido y criado en La Cisterna, su infancia y adolescencia se desarrollaron en barrios de su comuna natal y San Miguel, junto a sus amistades y familiares. Actualmente vive en San Miguel, junto a su esposa e hija.

Estudios

Estudió Educación en Inglés en la Universidad de Santiago, y realizó un diplomado en Educación para el Desarrollo Sustentable en la misma universidad. Posteriormente, se capacitó en desarrollo de aplicaciones para Android.

Experiencia profesional

Se desempeñó como profesor de inglés en colegios, institutos de idiomas y en la Universidad de Santiago. Actualmente es diseñador instruccional, cargo en que desarrolla capacitaciones e learning de diversas áreas.

Activismo

Desde su etapa universitaria participa en organizaciones por los derechos animales, en Aeda, organización enfocada en los animales del campus. Fue parte de la Coalición por los Derechos Animales, donde se enfocó en campañas contra el uso de animales en circos, experimentación en animales y fomento del veganismo. Actualmente es directivo en la organización No Más Vivisección y vocero animalista del Partido Liberal, donde es militante.

Deportes

En su infancia mostró interés por los deportes, especialmente en artes marciales. Entrenó por varios años aikido, kung fu y judo, además de ser aficionado al trekking. 

Música

Tiene una gran pasión por la música. Además de disfrutar escuchar a sus grupos favoritos, fue guitarrista en la banda de black metal Karma Catharsis, donde escribían y componían sus propios temas.

¿Por qué deseo ser concejal?

San Miguel es una comuna muy diversa y con un gran espacio de mejora para nuestra calidad de vida. Quiero poner a disposición de mis vecinos y vecinas mi experiencia, tanto en activismo como laboral, mi capacidad de trabajar en equipo, de escuchar y toda mi motivación para que seamos un ejemplo en sustentabilidad y bienestar comunal.

Ideas fuerza

Una comuna sustentable

Enfrentamos una crisis ambiental que nos trae grandes desafíos socioambientales. Me interesa que tengamos más y mejores áreas verdes, con árboles y arbustos nativos que se adapten a nuestro clima y con un menor uso de agua. Además, necesitamos una estrategia educativa que fomente la conservación y respeto a la flora y fauna, en especial la biodiversidad que nos rodea, pero solemos pasar por alto en el día a día.   

El respeto a los animales y el entorno debe ser una conducta promovida desde el municipio, con un hospital veterinario que facilite la tenencia responsable, campañas educativas en colegios y barrios, mayor apoyo y responsabilidad con los animales abandonados, apoyando especialmente a organizaciones dedicadas a ayudarlos, y convenios con fundaciones para el cuidado y rescate de animales silvestres por parte de nuestros vecinos y vecinas.

Oportunidades digitales en la educación

La pandemia ha causado un fuerte impacto en la educación, especialmente en estudiantes de grupos más vulnerables. La brecha digital se ha hecho más evidente, pero es una oportunidad para que capacitemos a los profesores y profesoras en el uso de TIC’s, entreguemos los medios que necesitan y facilitemos herramientas a estudiantes que lo necesiten, como tablets y conexión a Internet.

Podemos aprovechar este acercamiento por necesidad a un mayor uso de TIC’s para profundizar el conocimiento en ellas y desarrollar habilidades digitales, como cursos de programación, uso de redes y desarrollo web.

Apoyo al emprendimiento

La cesantía y reducción en el sueldo han golpeado a nuestra comuna, por lo que muchos vecinos y vecinas han debido ingeniárselas para conseguir ingresos. Esto ha llevado a un comercio informal, con los riesgos que implica al exponerse a multas y sanciones. Podemos darles una mano regularizando su situación con patentes provisorias solidarias, asesorías tributarias y plataformas digitales para promover los emprendimientos familiares que, tras la pandemia, pueden incluso terminar siendo fuentes laborales seguras.

Convivencia vial

Por un lado, tenemos grandes avances viales, como el proyecto de una ciclovía en Gran Avenida, pero por otro lado vemos constantemente vehículos particulares y del transporte público infringiendo normas del tránsito, como pasar luces rojas o exceso de velocidad. Necesitamos potenciar la educación vial para que se respeten las normas y tengamos más seguridad en nuestras calles, y aumentar la fiscalización para desincentivar las conductas de riesgo que se han hecho más comunes.